Entradas

“Escribiendo...”

Imagen
Durante los últimos meses las necesidades de intervención han ido variando considerablemente supeditadas a esta situación de incertidumbre que nos acompaña y que parece haberse instalado cómodamente en nuestras vidas.   Hoy en día la tendencia cada vez mayor es que la intervención psicológica pueda ser tanto presencial como a distancia a través del uso de las nuevas tecnologías ( Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, 2018 ) logrando en principio unos resultados similares. Sin embargo, una multitud de dudas surgieron en mi cuando “conocí” a C . Desde luego no fue una presentación al uso, aunque pensándolo bien no había nada “al uso” sucediendo en el pasado mes de marzo. Por primera vez nada de “ ponernos cara y charlar ”, sino más bien un mensaje “acaba de fallecer su padre, sabe que vas a llamarla, le he dicho que eres psicóloga y que vas a ayudarla”. A veces me entran dudas de que clase de carta de presentación supone ser introducida como “psicóloga”, todas las ideas o falsos mito

“AQUÍ HAY LO MISMO PARA TODOS"

Imagen
Una mirada comprensiva  Es común en los centros de protección la idea de que se tiene que aplicar las mismas normas, pautas y protocolos exactamente por igual a todos y cada uno de los niños. Esta idea puede parecer por un lado bien intencionada para evitar supuestamente que haya tratos desiguales. Y también,por otro lado, puede resultar útil para asegurar el control de la institución y el mantenimiento del orden, dando una supuesta tranquilidad a los profesionales que, para saber a qué atenerse, sólo tienen que consultar las normas y los protocolos. Sin embargo, si entendemos que el objetivo de un centro de protección no es sólo el cumplimiento de las normas, sino que se trata de acoger a cada uno de los menores que entran a vivir en ellos, esta idea de “el mismo trato para todos” es contraria a la acogida, entendida ésta como dar un lugar a cada niño, acogiendo y validando lo que ese niño es y respondiendo a sus necesidades y características particulares . Cuidar y proteger s

NECESIDADES. ELEGIR CADA DÍA SER AFECTIVO CONSCIENTE Y SISTEMÁTICAMENTE

Imagen
  Pepa Horno nos recuerda que existen dos necesidades básicas y universales: sentirse seguro y sentirse amado . Cubrir la necesidad de seguridad nos permite sentirnos protegidos, cómodos y también nos permite controlar todo lo que nos rodea, es decir, nos permite prever, anticipar. Sentirnos amados , sentirnos sentidos, nos lleva a conectar con el otro, sentirnos parte de un grupo, familia. Esta necesidad básica e íntima de pertenencia nos permite crecer sintiéndonos bien apoyados, sostenidos… Nos facilita, de forma natural, ampliar nuestro desarrollo, nuestro crecimiento, como hace la gota en el agua, de forma armoniosa. Sabiéndose bien arraigada desde la raíz de la seguridad y el sentirse amado, visto, aceptado. Hay muchos niños que necesitan adaptarse una y otra vez a un nuevo entorno hasta que llega el definitivo… ¡cuándo llega! Adaptarse a un nuevo entorno es todo un reto para aquellos cuya historia de relación y cuidado no les ha posibilitado un modelo sano para interactuar

¿Qué significan los límites?

Imagen
Muchas veces escuchamos a educadores, profesores, profesionales, cuidadores, decir que los menores necesitan límites. A veces esta expresión me produce un poco de inquietud incluso nerviosismo, porque no sé si estamos enfocando bien lo que implica cuando se trata de menores dañados que han empezado su vida en un contexto sin estructura u organización, donde no son atendidas todas sus necesidades. Me gustaría acercarme a una comprensión respetuosa con la realidad de estos niños y jóvenes. Poner límites es…... Enseñarme que debo dormir suficiente, por eso me acompañas y me acuestas a una hora adecuada. Que debo comer sano, cantidad suficiente, ni demasiado ni poquito. Que me enseñas a cuidarme y respetar mis cosas; el valor que le das a lo mío me pone en el camino de aprenderlo. No dejarme caer, porque me miras, me sostienes y me proteges del peligro. Enseñarme lo que está bien y mal, porque tú tienes el criterio, te lo enseñaron antes. Enseñarme lo que me hace daño, porque sabes cuidarm