Entradas

El camino hacia el cambio...

Imagen
Hoy, me gustaría compartir un pequeño relato, una fábula. Quizá, precisamente ahora, estamos en un momento donde más podemos anhelar los cambios, sin embargo, la incertidumbre a lo desconocido nos genera miedo, inseguridad e incluso nos lleva a aferrarnos a nuestra rutina, hábitos y estilo de vida. “ Una hormiga vivía plácidamente en una montaña de azúcar. Otra hormiga vivía cerca de allí, en un montículo de sal. La hormiga que vivía en la montaña de azúcar vivía feliz, porque disfrutaba de un alimento muy dulce, mientras que la hormiga que vivía en la montaña de sal, siempre tenía una terrible sed después de comer. Un día, la hormiga de la montaña de azúcar se acercó a la montaña de sal: – ¡Hola, amiga!- le dijo. – ¡Hola!- contestó extrañada la hormiga del montículo de sal- ¡Qué bueno ver otra hormiga por aquí! Comenzaba a sentirme muy sola… – Pues vivo muy cerca de aquí, en una montaña de azúcar. – ¿Azúcar? ¿Y eso qué es?- preguntó extrañada la hormiga de la sal. – ¿Nunca p

Robos o Hurtos. Una mirada comprensiva.

Imagen
  ¿Cómo puede un niño robar a las personas que cuidan de él? ¿Por qué no aprende que eso no está bien? Esta conducta suele generar mucho malestar en las personas que están al cuidado de los niños; les genera altos niveles de estrés y dificulta mucho la convivencia planteándose cómo alguien con "los problemas" que ya tiene se complica aún más si cabe cometiendo este tipo de actos. E s habitual observar en los niños víctimas de abandono, negligencia o maltrato (algo que han sufrido los menores que se encuentran en el sistema de protección) un síntoma como es la conducta de robo.  Los comportamientos que han tenido un alto valor adaptativo para sobrevivir se mantienen en el tiempo, incluso cuando sus condiciones de vida mejoran. Mentir o robar es una manera simbólica, aunque inapropiada, que tienen algunos niños de satisfacer sus necesidades y sentirse mejor consigo mismos. Coger un objeto que pertenece a otra persona ayuda al niño a cubrir necesidades emocionales, a sentir que

El peligro de la historia única según Chimamanda

Imagen
 “ Cuando rechazamos la única historia, cuando nos damos cuenta de que nunca hay una sola historia, recuperamos una suerte de paraíso " En este post, quiero compartir hoy este vídeo de Chimamanda en el que habla sobre el peligro de una historia única. Se trata del título de uno de sus libros y que explica de forma cercana, humana y espléndida en esta conferencia. Estar atentos a no reproducir la historia única es una parte esencial de nuestro trabajo psicoterapéutico con los chicos y chicas del sistema de protección. Como bien explica Chimamanda, la historia única se crea mostrando una sola cosa, una y otra vez. Y es imposible hablar de la historia única sin hablar del poder. Las historias también se rigen por el principio de poder. Quién las narra y quién construye la historia. El poder es la capacidad no solo de contar la historia del otro, sino de hacer que esa historia sea definitiva. El problema con la historia única es que crea estereotipos y prejuicios, y el problema

El poder de las heridas

Imagen
“ Los niños son inherentemente vulnerables, sin embargo, a la vez son fuertes en su determinación a sobrevivir y crecer”. Radke-Yarrow y Sherman (1990) Hace unas semanas, una de las niñas con las que trabajo, al terminar la sesión me dijo que prefería volver andando desde la sala de terapia, aunque tuviera que hacer un largo camino con el peso de la mochila, porque disfrutaba paseando y deteniéndose a mirar el paisaje. Al acabar el día, estuve pensando en cómo, a pesar del pasado de dolor de su infancia, era capaz de disfrutar de las pequeñas cosas y en apreciar con detalle el entorno que pudo ser adverso en su día. Cuando conocemos a un menor por primera vez, vemos su vulnerabilidad, y a medida que le vamos conociendo durante el trabajo terapéutico, nos hacemos verdaderamente conscientes del maltrato y de su huella. Del sufrimiento que ha supuesto para estos niños el abandono, la violencia, la desatención, o la inestabilidad de sus cuidadores, así como los efectos de no