viernes, 28 de febrero de 2014

Nota de prensa de la FAPMI y la necesidad de notificar los casos de maltrato y abuso infantil

Queremos difundir la nota de prensa que ha hecho la FAPMI (Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil) como consecuencia de los casos de abuso sexual que últimamente han salido en los medios de comunicación de nuestro país.
Los niños necesitan de la voz, y decisión de los adultos para poder salir de las experiencias de abuso, negligencia y violencia que otras personas ejercen sobre ellos. El silencio de la víctima y del que observa lo que provoca es la vergüenza, la duda y la indefensión del que sufre. 
No podemos mirar para otro lado.


lunes, 24 de febrero de 2014

EL CIRCO DE LA MARIPOSA, una nueva oportunidad.

Me gustaría retomar la idea comentada por mi compañera Marta Rodrigo en su anterior artículo “¿qué te define?” y profundizar en cómo nuestra autoestima y autoconcepto se va construyendo, entre otras cosas, a través de la mirada de los demás. 
He vuelto a ver el vídeo de “El Circo de la Mariposa”, y no deja de impresionarme lo eficaz y sencillo (que no siempre fácil) que es, como dice en el vídeo el Sr Méndez, “ver lo magnifico del ser humano”. Este vídeo es una bonita forma de mostrar la influencia que tiene la mirada del otro sobre el concepto que uno tiene de sí mismo. También es un ejemplo de la capacidad de resiliencia que tenemos los seres humanos cuando alguien es capaz de mirarnos, de ver nuestro potencial y a través de la confianza, darnos una segunda oportunidad. 

jueves, 13 de febrero de 2014

Ser padres: adoptivos o biológicos.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, padre es la persona que engendra, pero para un hijo su padre o madre es la persona que: se levanta por la noche para alimentarle o calmarle sus pesadillas, le enseña a montar en bicicleta, le cura las heridas de sus constantes caídas, pasa gran parte de la tarde haciendo las tareas escolares, le prepara la comida más rica y la más sana, le aguanta y le corrige sus pataletas, se ríe con sus avances y llora con sus sufrimientos, pelea en sus batallas adolescentes, etc… Un hijo sabe quiénes son sus padres porque le cuidan, le corrigen, le protegen y le quieren, no porque lo haya leído en el Libro de Familia. Por tanto, la biología en sí no define ser PADRE o MADRE.