miércoles, 30 de diciembre de 2015

A PROPÓSITO DE ACOMPAÑAR...

Solamente estate a mi lado mientras estén.
Déjalos estar…Solamente déjalos estar.
Porque ahí están, y yo no puedo hacer nada para que no estén.
Pero necesito que tú estés para que dejen de estar.
Y me sobran los tienesques y los hayques.
Me sobran porque yo no puedo evitar que mi enfado esté; que mi rabia esté; que mi tristeza esté; que mi angustia esté.
Y si dejas que entre un tienesque o un hayque entonces entrarán la culpa, el reproche, la sensación de no llegar nunca,…Y se quedarán. Y estarán.
Y entonces estarán mi enfado y la culpa; mi rabia y el reproche; mi angustia y el no llegar nunca.

Yo ni sé por qué están ni sé qué hacer para que no estén.
Sólo sé que cuando tú estás, ellos tardan menos tiempo en no estar.
Que cuando no hay tienesques ni hayques ellos tardan menos tiempo en desaparecer.

Sólo sé que cuando tú los dejas estar y me ayudas a dejarlos estar…ellos se van.
Que cuando tú te sientas a mi lado y los observamos, ellos están menos ellos, menos fuertes, menos grandes,…Y se van.
Sólo sé que cuando tú no me juzgas porque ellos estén, yo me veo mejor, más capaz, más fuerte, más grande y más valioso…Y ellos se van.

Quédate a mi lado cuando estén, porque a tu lado encuentro los porqués y los cómo para que ellos dejen de estar.
Yo solo no puedo. Contigo a mi lado sí.

Déjalos estar…Solamente estate a mi lado mientras ellos estén, para que dejen de estar.



A propósito de acompañar...

2 comentarios:

  1. Qué bonito tu escrito y qué maravilloso nuestro trabajo al lado de ellos y ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Auxi, tienes toda la razón: ¡es maravilloso! (a propósito de "dar y recibir...") ;-)

      Eliminar

Te agradecemos que hagas un comentario