viernes, 3 de julio de 2015

VALENTINA LA LOCA

Cuesta concretar las cosas que muchas veces resultan inconcretables y mucho más las personas, tan complejas y con tantos recovecos en su conducta.
A veces me gustaría hacer cajas durante al menos un mes al año, sólo cajas…por esa necesidad de ver cómo todo tiene un principio y un fin. Un final bello y bien hecho.
Suena egoísta, pero en esta profesión y más especificamente en el trabajo con niños maltratados todo baila entre lo egoísta y lo generoso, entre lo complejo y lo sencillo, entre las lágrimas y las carcajadas…entre acompañar y salvar.
Concretamente ella, Valentina, es así, una superheroína. Pero en lugar de lucir un traje con colores llamativos y todo lo opuesto a cálidos,  sólo utiliza a modo de traje su sonrisa. Una sonrisa que lo llena todo y pronostica a modo de sol que vamos a tener un buen día, aunque nunca se sabe…pero lo que si sabemos es que la sonrisa, como en todo superhéroe, anuncia que la superheroína está en marcha, trabajando. Eso sí, sin capas que vuelen, trajes que paren balas o telas de arañas. Únicamente con su encantadora y seductora sonrisa.
 
En el colegio dicen que está loca, será porque le gusta llevar lentillas de color azul, porque sus brazos están llenos de cortes verticales (profundos y superficiales) que van desde la altura de la muñeca hasta la altura del codo o porque un día después de sacar punta al lápiz se le clavó en la vena principal de la muñeca sin mediar palabra.
De pequeña ya le dijeron que estaba endemoniada, yo no entiendo mucho de estas cosas, pero esto significará que tienes el demonio dentro, ¿no?
Yo sólo siento que Valentina no sabe dar abrazos, no permite sentir que es importante para alguien. Un día (en el que lucia la sonrisa), le pregunté:
-¿No te gustan los abrazos Valentina?
-Es que, me dan vergüenza
-¿Quieres que te enseñe a dar abrazos?
-Vale.
Por fin un abrazoooo, un abrazo sólido. Se desvaneció por unos segundos la sensación de estar abrazando al agua por un abrazo que me llegó hasta el dedo gordo del pie.
Claro que luego están los otros días, los días en los que “todo está bien” (pero sin sonrisa) hasta que me habla de su madre o de su ex novio.
Entonces me dice:
-Sois unos egoístas porque en esta vida hay dos clases de personas, a los que les gusta la vida y a los que no. A mí me llamáis egoísta, pero los egoístas sois vosotros, si uno es feliz con la muerte…
SILENCIO
-Porque quiero que sufran los mismo que estoy sufriendo yo...
-Es una opción… (Le respondo)
Ya no hay abrazos, sólo lágrimas contenidas y después, gritos. Gritos desgarradores en los que ves perfectamente como el alma se rompe en trocitos.
Y detrás de cada uno de esos trocitos hay:
-Una madre que tiene miedo a que Valentina le vuelva a pegar, que se siente culpable por no evitar que la familia paterna abusara de ella mientras ella se encontraba a muchos kilómetros de distancia de su hija.
-Promesas que no se cumplen y cada vez son más etéreas.
-Que su ex novio, es ex porque ahora está con otra chica llamada Sara y hace apenas dos meses se prometían amor eterno.
-Decisiones que se toman motivadas por el miedo de los que trabajamos con ella.
-Dolor, dolor, dolor…
Y al final entre mi necesidad de hacer cajas y la necesidad de Valentina de quitarse la vida hay un punto común de lucha por la vida y a la vez un cansancio extremo consecuencia de lo mismo.
El haber vivido la vida tan a lo ancho y con tan pocas experiencias positivas y tantas negativas que le desbordan, que le aplastan, que le enferman (como dice ella)… Cansada de ser una superheroína, con ganas de descansar.
Yo sólo le puedo decir:
Gracias por existir, por darme la oportunidad de conocerte y acompañarte y por enseñarme la diferencia entre salvar y acompañar, por darme aquel abrazo tan  inmenso como tú, por tu sonrisa, por tu sinceridad a veces sin tapujos.
Seguiré a tu lado mientras me lo permitas, mi superheroína.
(Los nombres de los niños que aparecen a lo largo del texto han sido modificados para guardar su privacidad).

4 comentarios:

  1. Es muy difícil conseguir un abrazo de una superheroína, así que yo nunca olvidaré el mío.
    Gracias por los recuerdos, Estrella, y por la belleza de tus palabras.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Félix.
    Lo que más me ha sorprendido del artículo es que después de leérselo a la superheroína en cuestión y pedirle permiso para publicarlo, me pide insistentemente, con orgullo que no modifique su nombre, que no era necesario cambiarlo.
    La dureza de algunas partes del texto pasaba a tener por unos minutos un papel secundario, donde lo principal y lo que le emocionó fue la redefinición de su locura. La mirada ya no era desde la pena o el asco (que es cómo ella casi siempre me dice que se siente mirada), sino desde el reconocimiento de su dolor y su esfuerzo. ¡Que pequeña, gran diferencia! Por eso muchas gracias a ti, por compartir esta mirada.

    ResponderEliminar
  3. Aún recuerdo las primeras palabras sobre Valentina. Un escalofrío recorrió mi cuerpo... "Esto sí es un reto" - pensé. Un reto tras el cual se escondía una hermosa sonrisa donde todo valía: lo bueno, lo malo, la incertidumbre, la inseguridad... donde la palabra MIEDO estaba presente en la mayoría de los días; un reto con un nombre y apellidos. Ella sólo pretendía que se la tratara como una más.




    Un día, al volver del instituto, me dijo: "Silvia, si tú formaras parte de una familia de acogida, ¿me acogerías?, ¿me llevarías a tu casa?... porque piensa que estoy loca. ¿Tú me tienes miedo?". No pude evitar sonreír y decirle: "Sí, pero tengo miedo a tus reacciones, a tus incertidumbres, a tus pesadillas... pero no te tengo miedo a ti. Estoy convencida de que en otro lugar, con otros medios... no te tendría miedo".




    Me quedo con ese abrazo de despedida, ese abrazo que la enseñaron a dar; y ahora, mira por donde, los borda. Su despedida emotiva me dejó un sabor agridulce. En esa relación me hubiera gustado dar mucho más, pero me faltaron medios... no el equipo humano, un equipo impresionante de educadores que la hicieron sentir como que estuviera en "casa", en una casa normalizada.




    Gracias, superheroina, por tener la suerte de haber recibido uno de tus abrazos. Gracias por dejarme haberte querido.




    Aprovecho estas líneas para expresar mi reconocimiento al trabajo de todos los educadores de centros de menores, donde, día a día, se dejan la piel por creer en sus principios, por luchar por esos chicos que, con tantos miedos, sólo buscan encontrar una puerta que les permita asomarse a la felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, un trabajo muy intenso que ya desde el primer momento sabíamos que iba a ser complicado.
      Sin saber el tiempo que íbamos a ser capaces de convivir con los miedos, el objetivo principal siempre fue sumar momentos positivos, sumar vida a sus momentos.
      La despedida de Valentina: “POR PRIMERA VEZ ME HE SENTIDO COMO EN UNA FAMILIA”, por primera vez después de 15 años…más que esto no hay nada que se pueda decir para reconocer todas las emociones y sentimientos que hay detrás de ese BUEN TRABAJO.

      Eliminar

Te agradecemos que hagas un comentario